Artículos de Coaching

Se acerca al borde y piensa en bajar. Estudia cómo puede hacerlo pues, a sus años, no lo había hecho antes. Sopesa los riesgos porque tiene miedo. Si se cae se hará mucho daño, lo sabe pero aún así decide bajar para llegar al objetivo que se ha propuesto. Tiene dudas, se muestra indeciso aunque conforme avanza va adquiriendo mayor seguridad. Miriam Cobreros Se acerca al borde y piensa en bajar. Estudia cómo puede hacerlo pues, a sus años, no lo había hecho antes. Sopesa los riesgos porque tiene miedo. Si se cae se hará mucho daño, lo sabe pero aún así decide bajar para llegar al objetivo que se ha propuesto. Tiene dudas, se muestra indeciso aunque conforme avanza va adquiriendo mayor seguridad. Miriam Cobreros

Mejorando La Capacidad de Iniciativa. Hábitos Profesionalmente Saludables.

Mis manos descansando sobre el volante. La mirada perdida en la visión de la Castellana a primera hora de la mañana y; el semáforo en rojo. A la derecha de la calzada, sobre la acera, permanecía el hombre del semáforo en rojo; hasta que el disco de luz cambió de color. 

Con mirada decidida avanzó entre los coches sorteando con orgullo y entereza las muestras de rechazo a su intervención. Me miró fijamente a los ojos, realicé un ligero ademán indicando mi falta de interés; pero no, insistió con la mirada y con una sonrisa decidida se adelantó, se dirigió al parabrisas del coche y en dos rápidos movimientos lo cubrió de una borrosa pátina espumosa. Tras lo cual, con cuatro diestros movimientos transversales consiguió dejar el cristal traslúcido y limpio. Me mostró de nuevo su sonrisa afable, sin ataduras y directa. Me hizo sentir con su mirada decidida que no me quedaba otro remedio que pagarle por sus servicios.

La entereza que mostraba e imparcialidad frente a su contexto y situación resultaban sorprendentes. Su dignidad, determinación y perseverancia ofrecían claras señales de estar en posesión de una capacidad de iniciativa singular, la cual, por un lado contribuía a su éxito como experto limpiador de parabrisas y, por otro, parecía mantenerle en una especie de limbo ajeno al proceso de socialización que facilita vivir en armonía al tiempo con uno/a mismo/a y con la sociedad de la que formamos parte.

Tras las anteriores reflexiones, mientras conducía, regresé a pensamientos de contribución y ayuda al desarrollo personal y profesional:

La iniciativa, como habilidad profesional, se apoya en el sentido de responsabilidad personal, en la autodirección, en la disciplina. La capacidad de iniciativa muestra la predisposición a emprender una acción determinada, no necesita de una demanda externa o requerimiento extrínseco que lo empuje, es suficiente la motivación personal.

Las tareas cuya ejecución implica un mayor riesgo y, por tanto, una mayor responsabilidad tienden a ser objeto de pensamiento y reflexión. Igual sucede con tareas complejas, que impliquen la aportación de los miembros de un sistema, tareas que afecten a nivel empresarial o global.

La proactividad es una actitud ligada a la capacidad de iniciativa, que contribuye a su entrenamiento y facilita el paso de la reflexión a la acción.

Ser capaz de pasar de la reflexión a la acción conlleva una adecuación de pensamiento, un cambio de enfoque que impulse, anime y estimule para llevar a cabo las tareas consideradas. Pero para la consecución de objetivos personales, profesionales o de negocio hace falta también no caer en el desánimo ante las adversidades encontradas en el camino; seguir trabajando, con decisión, para la recogida de resultados favorables como hace el hombre del semáforo en rojo.

El proceso de socialización y profesionalización, la experiencia y la trayectoria vital facilitan el desarrollo de determinadas habilidades profesionales; aquellas que han podido entrenarse en las actividades del día a día están más potenciadas que aquellas otras habilidades o competencias que no se han trabajado. 

Así como, la capacidad de análisis está presente en un financiero cuyo objeto de trabajo es el estudio de variables y análisis de resultados operacionales para  el adecuado traslado de información y la determinación de decisiones; también la capacidad de iniciativa es una habilidad presente en una persona emprendedora cuyo trabajo conlleva la resolución diaria de diferentes situaciones para el avance del negocio.

Pero… ¿qué sucede si no se cuenta con esa habilidad porque no ha podido ser desarrollada hasta el momento?

El Coaching Profesional es una técnica práctica y eficaz para el desarrollo de habilidades profesionales como la capacidad de iniciativa. Una vez descubierta la necesidad del avance, mejora y progreso en esa competencia a través de herramientas concretas, se ponen en marcha planes de acción concretos para su desarrollo.  Se inicia, de éste modo un proceso, que implica la aplicación adecuada de la técnica del coaching profesional, el acompañamiento y apoyo a lo largo del proceso de coaching, y, el esfuerzo por parte del coachee para el logro del desarrollo comprometido.

Miriam Cobreros


 1483,    08  May  2018 ,   Mejorando Habilidades
Miriam Cobreros

Coach Profesional Ejecutivo Certificado

Cerfiticación Oficial AECOP CP40

Deja un comentario

Logo Mejorando.net

Ayudar a mejorar a las personas a largo de su vida para ser mejor es un reto que queremos compartir contigo.