Relatos de Coaching

Tercera Sesión. Resistencia al cambio

TERCERA SESIÓN. RESISTENCIA AL CAMBIO. [BEATRIZ (COACH) LUCÍA (COACHEE)]

Sentada frente a mí, con un traje azul oscuro y una blusa a rayas, comenzó a sonreír con cierto aire de complicidad cuando elaboré la pregunta. Posó la vista sobre su libreta, que permanecía cerrada sobre la mesa, la abrió, buscó la página que quería mostrar y empezó a leer para sí misma. Tras lo cual, me miró a los ojos y respondió:   

Bien, Beatriz, hasta ahora hemos realizado dos sesiones y el proceso lleva en marcha dos meses y medio desde nuestra primera sesión hasta el día de hoy.

En nuestra primera sesión descubrí que si trabajaba en ser menos crítica con los demás, podría potenciar mi desarrollo tanto personal como profesional, al ayudarme a ser menos crítica conmigo misma. De éste modo, desbloquearía uno de mis miedos que obstaculizan ese crecimiento del cual hablamos. Ese miedo, es la inseguridad.

En el tiempo que transcurrió entre nuestra primera sesión y la segunda, estuve trabajando en las acciones que me había propuesto. Principalmente, el tomar anotaciones después de las reuniones es lo que más me ayudó a seguir adelante y también, a reflexionar. Anoté el grado de concentración en lo que la otra persona estaba diciendo y si había tenido pensamientos críticos. Eso me llevó, a cuestionarme valores y fue en la segunda sesión donde clarifiqué el porqué de las acciones que me había propuesto y lo beneficioso que podría ser esto para mí.

Me propuse seguir trabajando en escuchar con buenos ojos en las reuniones, y en tomar anotaciones para ser consciente del grado de concentración en las conversaciones, y ser consciente también de mis pensamientos en esos momentos.

-¿Cómo valorarías los resultados de tus acciones propuestas desde la última vez que nos vimos?

-¿Te refieres a si pienso que he mejorado?

- ¿Crees que has mejorado desde la última vez que nos vimos?

- Es difícil cambiar. Noto que tengo cierta resistencia interna a dejar de ser como he sido siempre, pero creo que puedo decirte que sí, he mejorado. Simplemente el hecho de obligarme a mí misma a pararme a pensar me ha ayudado. Es curioso, creo que lo que más noto ahora es que conozco muchas más cosas de los demás de lo que antes sabía.

 

En ese momento, rebusqué en mis feedback y anotaciones de las sesiones anteriores. Al encontrar lo que estaba buscando, dirigí mi mirada a Lucía:

- Lucía, el día que nos vimos por primera vez, hace dos meses y medio, me dijiste que te habías  dado cuenta de que tu forma de ser no te dejaba crecer ni personal ni profesionalmente. Me dijiste que habías perdido motivación. Comentaste que tu objetivo en el proceso era desarrollarte, crecer, pero no sabías como. Te pregunté entonces que creías que era lo que no te dejaba crecer de tu forma de ser. ¿Recuerdas lo que me dijiste?

-Sí, mi capacidad de iniciativa, no tengo. Me motivo pensando en realizar cosas pero no las hago, lo pienso, lo comento, me propongo llevarlo a cabo pero al final lo dejo y eso me hace sentir mal.

-¿Sigues pensando ahora lo mismo que hace dos meses?

-Sí, lo sigo pensando aunque ahora estoy más contenta conmigo misma porque he conseguido proponerme algo y realizarlo. Me doy cuenta de que puedo hacerlo y eso me hace sentir bien.

-¿Y qué es lo que te gustaría hacer, que no haces?

-¿En el trabajo o en mi vida personal?

-¿En qué ámbito prefieres centrarte?

-En el trabajo. Bien, creo que ya te lo comenté y me da la sensación de que es por eso, por lo que me preguntas ahora. Me encantaría hablar más en reuniones, me encantaría hablar como lo hacen alguno de mis compañeros o compañeras.

-¿Qué te obstaculiza para hablar más en reuniones?

-Creo que el miedo, la inseguridad.

- ¿Qué crees que te podría ayudar a estar más segura?

- No lo sé, dímelo tú.

Una amplia sonrisa se dibujó en mi cara. Miré a Lucía a los ojos:

-¿Qué crees que es más útil para ti, que yo te diga lo que tienes que hacer o que tú descubras lo que crees que tienes que hacer?

-Lo segundo, claro. Pero no se me ocurre nada para estar más segura al hablar en reuniones.

-¿Recuerdas alguna exposición que hicieras de la que salieses satisfecha?

-Sí. Recuerdo un viaje a Las Palmas, recuerdo que realicé una exposición que salió fenomenal y me sentí muy bien.

-Háblame de ello.

Lucía desarrolló el viaje,  la formación que tenía que dar, las personas a las cuales iba dirigida, los compañeros/as que la apoyaron…

-¿Qué es lo que crees te ayudó en ese momento a que la exposición saliese bien?

-Me lo preparé un montón. Lo sabía con antelación, conocía mucho el tema que tenía que exponer, conocía a las personas a las que se lo iba a contar, iba con una compañera con la que me llevo fenomenal. Me sentía muy segura.

-¿Qué diferencia crees que hay con las reuniones donde no te sientes segura para exponer los temas?

Lucía se apoyó en el respaldo, respiró hondo, sin dejar de mirarme a los ojos:

-No me preparo las cosas, en el día a día, quiero decir. Nunca he creído que sea necesario. Pero…

Un silencio, que se rompió con el sonido del móvil de Lucía, durante unos segundos se palpó en el ambiente:

-Lo siento, se me olvidó apagar el móvil. Ya lo silencio.

-Decías que nunca has creído que fuera necesario prepararte las cosas.

- Quizá debería comenzar a prepararme las cosas que quiera comentar en las reuniones.

-¿Quizá?

Lucía se echó a reír. Sus ojos se iluminaron.

-Sí, creo que tengo que prepararme las cosas. Me gustaría ponerme eso como tarea para realizar entre ésta y nuestra siguiente reunión. Además de tomar anotaciones y escuchar con buenos ojos, voy a comenzar a prepararme bien las reuniones para no quedarme a la expectativa y comenzar a aportar.

- Estupendo Lucía. Como siempre, quedamos en que te envío tu feedback-espejo-recordatorio de ésta sesión. Estamos en contacto vía mail hasta nuestra próxima reunión.

-Gracias Beatriz. Me va a gustar mucho lanzarme a aportar en las reuniones, aunque, al pensarlo me crea un poco de tensión, pero me siento apoyada.

-Escríbeme si encuentras algún obstáculo.

 

Nos levantamos pausadamente y, tras charlar sobre las curiosas anécdotas del día, nos despedimos hasta nuestra próxima reunión.


 1136,    22  Oct  2015 ,   Sesiones de Coaching por Miriam Cobreros
Miriam Cobreros

Coach Profesional Ejecutivo Certificado

Cerfiticación Oficial AECOP CP40

Deja un comentario

Logo Mejorando.net

Ayudar a mejorar a las personas a largo de su vida para ser mejor es un reto que queremos compartir contigo.